Malditos Magos

Brincando de su butaca gritó: ¡Imposible!

DISECCIONANDO “PURA MAGIA”

UNO: DE CUANDO ME TOCARON LAS PELOTAS EN EL CAFÉ DE LAS 9

pura magia

Pura Magia

Anunciaron que magos como Nuel Galán, G. Alexander, Mag Marín, y otros más, participarían en un programa concurso en la Uno. También que, como miembros del jurado, estarían Anthony Blake, Miguel Ángel Gea, Inés La Maga, que tendríamos a profesores como Luis Pardo y, como presentador, a Mag Lari. Que el programa se iba a llamar Pura Magia, qué menos que pura magia cabe esperar con todo este espléndido elenco de artistas.

Un par de semanas después, tras el estreno de Pura Magia, en el café de las 9 de la mañana mis colegas de curro contaron que un mago le robó la varita a otro, que si tal maga es una arpía, que si Blake se enfada mucho, que si las tetas, que si los bailarines, que si un gay. ¿Pero qué me estáis contando?, les dije no dando crédito a lo que escuchaba.

Lo habitual cuando eres mago, como ha ocurrido en otros programas de magia, es que al día siguiente te asalten contándote cosas como que es imposible que una carta atraviese el cristal de un escaparate, que desaparezca la estatua de la Libertad, que anden sobre el agua y cosas del estilo, es decir, que te hablen de magia. No vi el programa, no tengo televisor y a esas horas acostumbro a beber cerveza en el Negrito. Pensé:

¿Por qué cojones no hablan de magia después de ver Pura Magia?

Mis sospechas se centraron en que a mis colegas les gusta tocarme un poco las pelotas en el café de la mañana -igual que a mí a ellos- pero, para salir de dudas, me hice el firme propósito de no perderme el próximo programa. Hasta entonces, se me ocurrió llevar a cabo una pequeña investigación.

Objetivo: saber de qué va Pura Magia.

 

DOS: EL TRAMPANTOJO DE LA MANDARINA

mandarina

La Mandarina de Helsom Blumental

Antes de seguir con la investigación, hagamos un alto en el camino, observa la fotografía, se trata de una mandarina.

Tiene un aspecto increíble, qué frescura, parece recién cogida de un naranjo de mi pueblo en plena temporada. Sin embargo, tiene truco, es una ilusión. Si la probaras te darías cuenta de que está muy lejos de ser una mandarina, son higaditos de pollo con foie grass, una creación del cocinero Helsom Blumental (3 estrellas Michelin). Esta ilusión se conoce como un trampantojo -“trampa o ilusión con que se engaña a alguien haciéndole ver lo que no es” (RAE)-, en este caso un trampantojo gastronómico.

Volvamos a la investigación de Pura Magia.

 

TRES: LOS PREPARATIVOS PARA LA PEQUEÑA INVESTIGACIÓN

Quería saber la opinión de la audiencia genérica a la que va destinado el programa, no solo la de los magos, escuchar sus impresiones para conocer si dentro de Pura Magia había magia o si nos íbamos a encontrar con alguna especie de “higaditos de pollo y foie grass”.

Para ello opté por Twitter, donde cualquiera que esté viendo o haya visto el programa puede entrar y manifestarse. Me tomé una larga y soporífera tarde analizando y clasificando tweets -con el hashtag #PuraMagia- en función de su contenido. Estos son los apartados en los que, con paciencia, fui clasificando un total de 350 tweets:

APARTADO 1. Tweets de MAGIA: hablan de Magia o de magos ejerciendo como tales. Son aquellos en los que el telespectador opina sobre el efecto, si le ha gustado o si no le ha gustado, si le ha emocionado o ha flipado, etc. Son aquellos que se refieren únicamente a la magia que aparece o a los magos cuando hacen magia y no otras cosas. Ejemplo:

 

APARTADO 2. Tweets sobre EL JURADO: aquellos que se refieren a la labor o actitud del jurado en general o de alguno de sus miembros en particular. Ejemplo:

 

APARTADO 3. Tweets de MORBO Y CHISMES varios respecto a los concursantes: se refieren a los concursantes pero no tienen nada que ver con la magia. Ejemplo:

 

APARTADO 4. Tweets con CRÍTICAS POSITIVAS al programa. Ejemplo:

    APARTADO 5. Tweets con CRÍTICAS NEGATIVAS al programa. Ejemplo:

 

APARTADO 6. Tweets acerca de la REALIZACIÓN TÉCNICA del programa (no de la técnica de los magos). Ejemplo:

  APARTADO 7. Tweets sobre OTRAS CUESTIONES no relacionadas con la magia aunque surjan dentro del contexto mágico. Ejemplo:

 

CUATRO: DOS HORCHATAS Y TRES FARTÓNS DESPUÉS, LOS RESULTADOS

Unas cuatro horas, dos horchatas de chufa y tres fartóns después, ya tenía los 350 tweets clasificados en una hoja de cálculo. Estos son los resultados:    

RESULTADOS

Resultados de la pequeña investigación

  Para que lo puedas ver de una forma más directa, esto es lo que hay del ingrediente “Magia” dentro de la receta de Pura Magia:

MORBO Y OTROS

Ingrediente de Magia dentro de Pura Magia

El resultado sorprende, sin haber visto todavía el programa, indica que estamos ante un nuevo trampantojo. Un trampantojo no quiere decir que sea algo malo, ni mucho menos, pero creemos que va de magia y, por lo que nos cuenta la audiencia genérica que lo ha probado, va de otra cosa, la magia es lo de menos. Después de este ejercicio de investigación necesito ver el programa para llegar a mis propias conclusiones independientemente de lo que nos digan los datos. Así que, en cuanto lo haga, vuelvo de nuevo contigo y remato el artículo con mi opinión personal. Faltan cinco días para la próxima edición.            

CINCO: CINCO DÍAS DESPUÉS, YA HE VISTO EL PROGRAMA ¿Recuerdas la escena de la lapidación en la película de La Vida de Brian? me ha venido a la cabeza después de escuchar a Anthony Blake en el JURADO de Pura Magia y de ver cómo reacciona la gente lanzándole piedras afiladas en forma de tweets. Parece que las personas sentimos un inmenso disfrute al dar caña y que, en televisión, poner a huevo de la audiencia un personaje para que la gente se ensañe con él a discreción es un buen recurso para subir los índices de audiencia.              

               

Yo, lo confieso, estoy de acuerdo con la mayoría de los comentarios de Anthony Blake, su autoridad en la materia es indiscutible, está avalada por muchos lustros de estudio, trabajo, experiencia y éxito sobre los escenarios. Le ha tocado el rol de “malo” de la película y, por los resultados, lo está bordando, entre otras cosas porque las verdades duelen, sobre todo si te las cuentan de forma sutilmente descarnada.   La ira, pues, está servida, los telespectadores de Pura Magia ya tienen un medio en el que disipar su adrenalina a placer.     

 

Es un lujo escuchar los comentarios de Miguel Ángel Gea, además de ser uno de los mejores ilusionistas del mundo, es Mago hasta la médula, pocos como él conocen los secretos insondables de la magia. Así que su opinión va a misa, una lección de magia para cualquier mago que le esté escuchando.

Inés la Maga nos ofrece una visión muy interesante respaldada por años de profesionalidad y buen hacer mágico. Su estilo dentro del programa, más fresco que el de Blake o Gea, aporta un contrapunto que hace que el jurado en conjunto resulte más entretenido.

Es importante señalar que la capacidad de expresión de los miembros del jurado está capada por su condición de fieles defensores de la magia y de sus principios elementales. Tienen que opinar de lo que ven sin destripar los secretos y técnicas, las mantienen ocultas a ojos del profano viéndose obligados a recurrir a expresiones como.  “…y tú sabes de lo que te estoy hablando”. Los magos lo saben pero los profanos, que son el 99% de la audiencia genérica, no tienen ni pajolera idea, quedan excluidos de este diálogo con su correspondiente pérdida de atención.

¿Imaginas que al jurado de Masterchef le prohibieran decir que los concursantes se han pasado con la sal o con la pimienta?, ¿en qué argumentos se apoyarían? Pues aquí ocurre algo parecido.

Jurado de Pura Magia

Jurado de Pura Magia

Por cierto, hay otro miembro del jurado que se llama Poty, no lo conozco de nada y no puedo opinar de él ya que no lo vi en el programa ese día. Solo sé que no es mago.

La manera con la que el programa favorece la SENSIBLERÍA frente a la magia es descarada. En su intervención a lo largo del programa Nuel Galán, excelente ilusionista independientemente de lo que ocurra en Pura Magia,  ejecutó un efecto de cartas que dedicó a su hijo. Nadie se enteró del efecto debido a una pésima realización técnica (del programa, no del mago) pero, por el contrario, el programa se preocupó por mostrarnos muy bien el lado del “padre afligido por no poder dedicar más tiempo a su hijo”. El programa resaltó este aspecto en las entrevistas al artista y cuidó al máximo -en este caso sí- la parte técnica para que la imagen de su hijo pudiera verse perfectamente en un gigantesco pantallón. Se olvidaron de la magia y primaron el efecto lagrimita, incluso el mago fue “inmunizado” frente a nominaciones para el siguiente programa.

Cuando la elección es entre magia y sensiblería, no hay dudas, al programa la magia se la refanfinfla. Que nadie se extrañe por esto, hasta en las producciones más taquilleras de Hollywood se echa mano sin piedad del recurso lacrimógeno, no se lo piensan ni siquiera en las películas de acción protagonizadas por héroes súper machotes. Véase, si no, a todo un Rambo descompuesto por no encontrar a sus amigos.

Con respecto a los CONCURSANTES, salta a la vista un desequilibrio de nivel, algo similar a la liga de fútbol española donde el Real Madrid, el Barcelona, y últimamente el Atlético de Madrid, juegan una liga y el resto otra. En Pura Magia Nuel Galán, G. Alexander y Mag Marín están en otro nivel, sería un escándalo que no ganara el concurso cualquiera de ellos. Los tres ya hace mucho que se “graduaron” y están en otra liga, me sorprende incluso verlos por esta “academia” pendientes de que no les quiten una ridícula varita mágica.

Todos los concursantes, en general, asumen su papel dignamente. Con la pasión y las ganas que se les ve, no tengo ninguna duda de que, si se lo proponen, llegarán también algún día a las “posiciones altas de la tabla”. Ello será solo gracias a su esfuerzo a lo largo de mucho tiempo y no a su participación en un programa trampantojo. Por mucho talento que se tenga, no conozco a ningún buen mago que no se lo haya currado como un cabrón, no existen los atajos en el Arte de la Magia.

Concursantes de Pura Magia

Concursantes de Pura Magia

De todas formas, si dejamos de lado la perspectiva del mago y volvemos a la realidad, la mayoría de los concursantes han sido rigurosamente seleccionados atendiendo a criterios no mágicos. La selección busca encontrar personajes que, dentro de su condición de mago, puedan dar juego a través de distintas fórmulas con las que el programa provoca conflictos, discusiones, lágrimas, y morbo en general. No olvidemos que el productor ejecutivo de este programa, Javier Cárdenas, se hizo famoso gracias su habilidad para exprimir a personajes raros o frikis. Él sabe mejor que nadie el juego que pueden dar. ¿Os acordáis de Carlos Jesús? basta una muestra.

 

 

RESUMIENDO. Curiosamente, tras ver el programa he llegado exactamente a la misma conclusión que analizando los tweets antes de haberlo visto. El programa, en principio de Magia, “sabe” a otra cosa bien distinta, sabe a morbo, a conflictos interpersonales, a polémica, a sensiblería barata, etcétera. 

Nos hallamos ante un TRAMPANTOJO en el que el morbo y demás ingredientes utilizan a la magia como imagen y contexto, de la misma forma que los higaditos de pollo utilizaron a la mandarina en la creación de Blumental. Te puede gustar o no, eso depende de si te gusta el morbo y los higaditos porque, sobre gustos, no hay nada escrito.

A pesar de ello, por suerte para los ilusionistas, el jurado del programa, Mag Lari, y Luis Pardo mantienen el Arte de la Magia en una posición digna en todo momento. Estoy seguro de que, ni aunque los lapiden a todos, van a venderse para que no sea así. Un aplauso para ellos.

He encontrado ingredientes mágicos exquisitos dentro de este trampantojo, un 16,6% para ser exactos, pero para saborearlos, he tenido que tragar demasiada mierda. Así que, de momento, paso de comprarme un televisor y, el próximo martes a las 22:40, seguiré tomando cervezas en el Negrito, si estás por Valencia me lo dices y nos hacemos unas magias.

¡Maldita televisión!

Pepe Monfort

Héctor Mancha y los Autómatas

 

hectorMancha

Héctor Mancha

Este verano he vuelto a pasar por la insólita experiencia de verme asaltado por audaces manipuladores. Todo comenzó a finales de junio de 2014 y, misteriosamente, este año se repite por las mismas fechas, ¿será cosa de los calores veraniegos?… me pregunto mientras le doy vueltas al asunto. Sin embargo, al caer en que los asaltos se dieron por primera vez después del Congreso de Cáceres y, la última, tras el Mundial de la FISM de Rimini, llego directamente a la conclusión de que todo esto tiene que ver con otro manipulador, con Héctor Mancha.

¡Malditos Manipuladores!, exclamo para mis adentros al darme cuenta de la realidad.

Héctor Mancha, recibió en Cáceres el Primer Premio Nacional de Magia en Manipulación y, un año después, este mismo verano, el Gran Premio Mundial de Escena en Rimini además del Primer Premio Mundial en la misma especialidad. Un éxito rotundo que, como tal, despierta siempre todo tipo de reacciones y de opiniones para todos los gustos como la mía o la de mis asaltantes.

En grupo o en solitario, con la habilidad propia de su especialidad, se plantan frente a mí desafiándome a un intenso y acalorado debate que comienza cuando alguien me formula la siguiente cuestión:  “¿Cómo puede ser que se valore tanto un número de manipulación en el que Héctor Mancha hace tan pocas técnicas?”. Considerando que mis contendientes suelen ser excelentes y jóvenes magos, apasionados de la magia y de la manipulación, el debate es fascinante. Si a ello añadimos que en Cáceres participé como miembro del jurado, nos encontramos con que, además de fascinante, el debate resulta morboso, genial para apalearnos mutuamente con todo el cariño del mundo pues, a pesar de su aparente virulencia, este tipo de debates son de los que nos unen más como amigos. La Magia es así.

La pregunta, en lugar de invitarnos a encontrar una respuesta -como se le supone a cualquier enunciado interrogativo- lo que nos aporta son explicaciones. Nos desvela el porqué de tanto autómata entre los manipuladores a lo largo de los últimos años. Si es cierto que muchos de ellos están convencidos de que añadiendo más y más técnicas van a elevar el nivel artístico de su show, es lógico que los autómatas se hayan reproducido como setas sobre los escenarios.

automataEl espectáculo de un autómata es alucinante, puede ser digno de las mejores galas. Con él se capta la atención de los espectadores, algunos autómatas incluso logran mantenerla disparando cartas como posesos durante diez minutos. Emular los complicados resortes de una máquina lanzapelotas no es nada fácil, tiene un mérito tremendo y no se logra sin horas y horas de práctica, es admirable pero, si entendemos la magia como un arte, tenemos que hablar de otras cosas. Si un mago quiere elevar su magia a esos niveles estratosféricos en los que además de entretener al público se estimula su fibra sensible, tendrá que cambiar el enfoque y darse cuenta de que no todo consiste en exhibir un amplio catálogo de técnicas. Pensemos por un momento en la pintura, ¿acaso un cuadro es mejor cuantos más colores logre meter el pintor sobre el lienzo?

Pablo Picasso poseía un dominio extraordinario de la técnica con los colores y, sin embargo, en el Guernica, una de sus obras más emblemáticas, tan solo utilizó un color, el gris. Él tenía claro que para lograr un efecto artístico tan brutal con su obra solamente tendría que limitarse a utilizar la escala de grises, y eso es lo que hizo. ¿El Guernica es una mierda porque Picasso se limitó a utilizar el gris?. La pregunta es tan absurda como la que da pie a este artículo.

Miles Davis era un virtuoso con la trompeta pero era muy consciente de que, para ser un artista con ella, no tenía que caer en el espectáculo del virtuosismo, solía decir que “el silencio es el ruido más fuerte, quizá el más fuerte de todos los ruidos”. Igual pueda explicarme mejor si dejo que hable él mismo con su música así que, si te apetece, pincha el siguiente tema para que nos acompañe durante el resto del artículo.

Hay que dominar la técnica, por supuesto, pero para elevar el nivel artístico de un show llega un momento en el que tenemos que escuchar a nuestro corazón. Él es quien se tiene que expresar y el más indicado para decirnos cómo, con qué, y con cuántas técnicas hacerlo. Solo con él conseguiremos establecer un diálogo con los sentimientos de los espectadores y, si no, que se lo pregunten al Hombre de Hojalata cuando, en El Maravilloso Mago de Oz, ansiaba uno para poder sentir y transmitir sus sentimientos.

Este verano me alegré mucho al enterarme de que le habían otorgado a Héctor Mancha los máximos galardones en el mundial, es un show que me emociona, me traslada no sé muy bien a dónde y me deja tocado pero, sobre todo, me alegro porque, este merecido premio, tal vez sirva para animar a muchos magos, a maravillosos autómatas, a instalarse su propio corazón. Con la prodigiosa base técnica que poseen, cuando establezcan contacto con nuestros sentimientos vamos a flipar juntos volando por la dimensión artística de la magia. Ardo en deseos de hacerlo.

Pepe Monfort

Música para ducharse con una cazuela

 

Música para ducharse con una cazuela from Malditos Magos on 8tracks Radio.

Tendrás tantos amigos que necesitarás una enorme cazuela para hacer el caldo de pescado, y lo harás, pero al ir a limpiarla te darás cuenta de que no te cabe en la pila, no te avergüences, dúchate con ella. Cuando te desnudes, baila al son de Marc Parrot recordándote que lo tuyo es la magia; libérate, métete en la ducha con la cazuela, sin complejos.

Caldo de pescado

Suelta el grifo y remojaros, los dos juntos, hasta que Duke Ellington eche un capote con el piano a Paul Gonzalves; 6 minutos y pico de swing de saxo y estropajo serán más que suficientes, la cazuela quedará libre de restos de pescado y grasa.

Pero es fácil que te hayas dejado llevar por tus impulsos y que, olvidándote del estropajo, te hayas limitado a bailar con la cazuela, es comprensible, no tienes porqué preocuparte, bailad hasta que suene la trompeta de Louis Armstrong, entonces dale al grifo y quita todo resto de jabón de vuestros cuerpos.

Deja la cazuela boca a bajo en el banco o en el suelo de la ducha, contempla cómo reluce escuchando a Lou Reed. Relájate, siéntate a su lado y disfruta de vuestra relación mientras dure.

APRENDA USTED MAGIA, CON MARIANO RAJOY

 

A lo largo de la historia de la humanidad, la prestidigitación ha sido usada con maestría por políticos de todas las tendencias que han sabido llevar sus técnicas a límites insospechados. Pericles, Julio César, Churchill, los Bush, Barack Obama, Felipe González, José María Aznar, Alfredo Pérez Rubalcaba…, todos ellos han sido, o son, hábiles practicantes del arte del ilusionismo.

A muchos políticos les fascina la siguiente reflexión: “si mediante una técnica de prestidigitación me cuesta igual sacar una moneda de la oreja de un espectador -¡vaya chorrada!- que de su propio bolsillo, ¿por qué no utilizar el ilusionismo para vaciar los bolsillos de todo un país de contribuyentes?” Efectivamente, este pensamiento nos deja a los magos, creadores de estas técnicas, en una situación de auténticos papanatas pero, en fin, es lo que hay.

Don Mariano, obnubilando

Independientemente de sus verdaderas intenciones,  hoy le toca el turno al ilusionista Mariano Rajoy. Asistiremos a una clase práctica de Don Mariano: su particular estilo utilizando la obnubilación mental, una técnica ampliamente estudiada por el mago y maestro español Arturo de Ascanio. Presten ustedes atención.

La obnubilación mental es el estado de ofuscación que se produce en el cerebro de los oyentes tras pronunciarse una frase o pregunta obnubilante. Para ser efectiva, la frase obnubilante debe de sonar sólida gramaticalmente pero, y esto es imprescindible, carecer por completo de sentido la primera vez que uno la escucha; de esta forma, el oyente se ve obligado a repasarla en su mente para tratar de encontrárselo. Es justo durante este repaso, cuando las contradicciones y absurdos propios de una frase obnubilante, se lanzan como cosacos enloquecidos, embistiendo las neuronas de la audiencia, hasta llevarlas a un callejón sin salida. El colapso mental está servido.

El estado de obnubilación no suele prolongarse más allá de quince minutos. Dicho tiempo es suficiente para que el artista pueda realizar cualquier maniobra que deba permanecer oculta a los ojos de la audiencia, ya sea esta la de un salón parroquial, o la del Congreso de los Diputados.

Don Mariano Rajoy, en su comparecencia ante el Congreso para dar explicaciones acerca de la que está cayendo con el caso Bárcenas, pronunció una frase obnubilante que pasará a los anales del ilusionismo. La transcribo a continuación no sin antes avisar de que, su lectura, puede provocarles un colapso neuronal súbito y dejarles alelados solo Dios sabe hasta cuándo:

“Confié en un falso inocente pero no encubrí a un presunto culpable”

Y ¿qué es lo que hizo Don Mariano para aprovechar el efecto de obnubilación de su frase? Probablemente, cerrar la carpeta y largarse cagando leches de vacaciones, es decir, iniciar un nuevo “paréntesis de olvido”, otra técnica en la que nuestro Presidente ha demostrado ser un especialista consumado.

“¡Fin de la cita!”

Don Alfredo, repasando la frase obnubilante de Don Mariano

 

Obnubilado crónico tras la frase de Don Mariano

The Magic of Kagallona

 

Malditos Magos presenta una exclusiva mundial a sus seguidores, un fragmento único de la actuación de la Maga Kagallona. En él, la artista da muestras de su legendaria pericia con el manejo del fuego. Tal vez sea este el único vídeo que se ha conservado de la Maga Kagallona hasta su sonada transformación en la que cambió, de sexo, y de nombre artístico. De su nueva identidad, nadie sabe nada, puede ser cualquiera de nosotros aunque, con o sin fundamento, existe el rumor de que su nuevo nombre -de varón- es italiano a pesar de que por sus venas corre sangre española.

Desde el caso de la Monja Alférez en el siglo XVI, nadie como la Maga Kagallona, encarna el sacrificio que supone renunciar a su propio sexo para ganar el reconocimiento que merece dentro de una sociedad que, todavía hoy, alberga mecanismos machistas.

 
Un diseño Blogestudio
Estándar W3C CSS Estándar W3C XHtml 1.0